jueves, 13 de abril de 2017

Oldies but Goldies (I)


Antes que nada quiero disculparme por el retraso de esta semana; creo que antes de hoy solo en una ocasión había publicado un miércoles, y ya estamos a jueves. Las gestiones para mi futuro cambio de piso van por buen camino, pero me han quitado una gran cantidad de tiempo estos últimos días… En las tres entradas anteriores hemos tenido selecciones de sketches de televisión, fotografías y trailers de cine, así que he pensado que hoy podía centrarme en la Música y haceros una selección de canciones.

Supongo que los que exploráis los hipervínculos que pongo en las entradas os habréis fijado en que todas las semanas incluyo al menos un enlace a una canción (dos si la entrada es muy larga), con o sin acompañamiento de imágenes. En mi documento privado de trabajo para el blog llevo un registro de todas las canciones que voy usando, para intentar no repetir títulos en la medida de lo posible. Estos últimos días, en los escasos ratos libres que he tenido, le he echado un vistazo a esta lista, de la que realizaré un análisis más en profundidad la semana que viene. Por ahora os dejo aquí una selección de quince de los mejores temas, en orden cronológico, con los enlaces a YouTube (o Vimeo) y a la correspondiente entrega del blog y con un breve comentario de cada uno.

Los criterios de selección han sido básicamente dos: la calidad intrínseca de la música y, salvo un par de excepciones, la fuerte relación (tanto de la música como de la imagen) con el tema de la correspondiente entrada. Algunas de estas canciones ya las conocía antes de usarlas para el blog y otras no, pero lo bien que han cuadrado con el texto ha hecho que a partir de ese momento las escuche de otro modo, con una mayor riqueza de matices estéticos, y que ya no pueda desligarlas de La Belleza y el Tiempo. De hecho, solo el leer sus títulos al repasar la lista completa me ha hecho recordar al instante a qué entrada pertenecían. Recopilando los datos para la selección he visto que algunos de los antiguos enlaces a YouTube están rotos, así que cuando tenga un ratillo libre aprovecharé para restaurarlos, intentando que no se estropee la maquetación. Espero que disfrutéis tanto de la música como de los vídeos, y si tenéis tiempo de sobra, incluso de algunas antiguas entradas que no hubierais leído todavía.




Fake Your Beauty de Bertine Zetlitz, en Sin Aditivos ni Colorantes (III): A la hora de encontrar acompañamiento musical para una entrada concreta, en ocasiones echo mano de canciones que ya conozco, y en otros casos, cuando la cosa está más difícil y no se me ocurre nada, recurro a búsquedas en YouTube o en webs musicales con las palabras clave, tanto en castellano como en inglés, haciendo a veces descubrimientos muy afortunados… Este que tenéis aquí fue sin duda uno de los primeros: un divertido tema de una guapa cantante noruega acerca de aparentar una belleza que realmente no se tiene.

Forever de Jeff & Angela Van Dyck, en A Cinco Metros Bajo Tierra (II): Encontré este fantástico vídeo con imágenes de la serie de televisión Roma buscando algo que cuadrase con la guerra civil entre Pompeyo y Sertorio que afectó de lleno a la ciudad de Valentia hace dos mil cien años, estando a punto de borrarla para siempre de la Historia. La canción es muy bonita, la selección de imágenes (aunque no corresponde a la batalla de Valentia) pegaba muy bien con el tema, y además la serie Roma siempre me ha encantado, así que me parece una elección perfecta. Creo que es por la combinación de la música tan hermosa y el dramatismo de las escenas, pero todavía ahora me emociono un poco al ver el vídeo.

Something in the Air de David Bowie, en Remember Sammy Jankis (V): Me gustó mucho cómo quedó este final de entrada múltiple, todas las piezas encajaron muy bien. La canción de Bowie es triste pero preciosa y además se usó para los títulos de crédito de Memento, la peli de la que hablo en la entrada; y la letra tiene varios puntos en común no solo con la historia de Leonard Shelby sino también con la mía propia, con mi pasado sentimental y con la forma de funcionar de mi cerebro y mis recuerdos… El subidón que me pegó cuando conseguí rematar tan bien la entrada se me bajó un poco cuando no recibió ningún comentario, pero esa ya es otra historia… El caso es que me sigue encantando escuchar la canción, y desde que la usé en el blog ya no me recuerda solo a la película de Christopher Nolan, sino también a mi propia historia, encerrando muy distintos niveles de significado.




Sign o’ the Times de Prince, en Hacia la Eternidad (II): Esta entrada múltiple que en realidad no tuvo dos sino cinco entregas con distintos títulos, mitad tutorial de Física Nuclear y mitad reflexión filosófica sobre la inmensidad del Tiempo, se cerró con el clásico vídeo del artista de Minneapolis, difícil de encontrar en YouTube en vida de este y algo más accesible a día de hoy. La canción no tiene mucha relación con el tema de la entrada pero es sin duda un exitazo de Prince, con un estribillo muy relacionado con uno de los leit motifs del blog: no hace falta pedirle más para que pueda entrar en esta selección.

Tea in the Sahara de The Police, en Soñador de Sueños: Bonita canción de The Police, con un aire melancólico y misterioso, que acompañó a mi primer (y por ahora único) experimento con la poesía en el blog. Como parte del experimento quise que no hubiera enlaces que pudieran distraer al lector y restar fuerza al texto, pero sí hice al final del todo una excepción para la cita musical ineludible de cada semana… Es como si esta colección de canciones fuese un proyecto complementario, que va en paralelo con el blog y tiene también sus propias reglas. Aparte de la música, también la letra, con la poderosa imagen del desierto como telón de fondo, pega muy bien con los versos del poema.

High Hopes de Pink Floyd, en Los Pilares de la Tierra (II): Aunque conocía por supuesto al grupo de rock británico, no había escuchado este tema hasta que estuve buscando canciones que hablaran sobre campanas, para esta entrega en la que describía el exterior de la Catedral de Valencia, incluyendo la torre del Miguelete. Se trata de una versión en directo, pero el tema está incluido en el álbum The Division Bell, campana a la que se hace referencia en la letra y cuyo tañido podemos oír en los compases iniciales… Desde que descubrí este vídeo seguramente me lo habré puesto más de cien veces. Como ya os digo, el blog me está siendo muy útil para ampliar mi culturilla musical.




The Miracle de Queen, en The Big Bang Theory (III): Este temazo de Queen me pareció una buena conclusión a la entrada múltiple sobre la gran suerte que tenemos simplemente por estar vivos aquí y ahora. Se trata de una canción optimista y alegre, a juego con la conclusión final de esa entrega: han tenido que producirse tantas coincidencias en el Universo, la Tierra y la Evolución para que lleguemos hasta donde estamos que parece prácticamente un milagro, y deberíamos estar profundamente agradecidos por ello.

Canned Heat de Jamiroquai, en Que se Mueran los Guapos (I): Se trataba de una entrada sobre lo difícil que es encontrar pareja cuando no eres especialmente guapo, sobre el estrés que produce esa situación y sobre no agobiarse, pasar olímpicamente de todo y disfrutar de tus buenos momentos en solitario (en general, no necesariamente en el terreno sexual… aunque también). La entrada es una reivindicación del “Que me quiten lo bailao”, y este divertidísimo montaje hacia delante y hacia atrás con las imágenes del baile de Napoleon Dynamite le quedaba que ni pintado, así que no os perdáis el vídeo, y no os cortéis si os entran ganas de bailar también a vosotros.

Creep de Radiohead, en Inteligencias Múltiples (IV): En este caso hablaba de las inteligencias múltiples de Howard Gardner, y en esta entrega en concreto de cómo soy de bueno en cada una de ellas. Aproveché una referencia a un estudio que dice que las personas más inteligentes suelen escuchar a Radiohead para usar esta preciosa canción, pero no es esa su única relación con la entrada: la letra entronca también, en cierto modo, con mi búsqueda infructuosa de pareja a pesar de mi inteligencia natural. Otro temazo.




Awakenings de Randy Newman, en Despertares: Escribí esta entrada con ocasión de la muerte del neurólogo y divulgador Oliver Sacks, precisamente para celebrar su vida y su gran habilidad para hacernos redescubrir con sus textos las cosas que realmente importan en el día a día: los amigos, la familia, el trabajo bien hecho y el aprender cosas nuevas. Se trata de un hermoso pasaje orquestal sacado de la banda sonora de la película Despertares, con un acompañamiento de imágenes que la resumen bastante bien. En el más extenso de mis comentarios a la entrada, por si lo queréis ojear, analizo con detalle tanto la música como el vídeo… Y por si os lo estabais preguntando: sí, preparando este párrafo lo he vuelto a ver y he vuelto a llorar como un idiota al llegar al 4:47.

Owner of a Lonely Heart de Yes, en La Ecuación de Drake (II): De nuevo surge en esta selección el tema de la búsqueda de estabilidad sentimental con una pareja compatible, comparándola esta vez con la búsqueda de inteligencia extraterrestre, y preguntándome si será más difícil encontrar lo primero o lo segundo. La canción tiene ese sonido tan característico de los años ochenta que a algunos les puede resultar algo hortera visto bajo los parámetros actuales, pero a mí siempre me ha gustado mucho, tanto antes como después de usarla en el blog. El estribillo justifica plenamente su uso en esa entrada: “Más vale ser dueño de un corazón solitario que de un corazón roto”… ¿o tal vez no?

La Estatua del Jardín Botánico de Radio Futura, en La Ecuación de Drake (III): Este tema trata sobre un personaje que se siente fuera de lugar en el Mundo, y lo relacioné con la cuestión de si mi soledad a nivel sentimental se debe al rechazo de las mujeres que me gustan o a mi propia falta de determinación a la hora de dar los primeros pasos… Ya sé que esta canción aparecía justo en la entrega siguiente a la de la anterior seleccionada, pero la he querido incluir para cumplir así con la cuota mínima de música en español. Además, Radio Futura siempre me ha parecido un pedazo de grupo y Santiago Auserón un auténtico poeta escribiendo letras, y la versión de este tema, igual que todo el disco en directo del que está sacada, me parece estupenda.




Running in the Family de Level 42, en Once Generaciones (V): Versión también en directo, y relativamente reciente, de una canción muy chula de los ochenta… Me pareció bastante adecuada para concluir una entrada múltiple de cinco semanas sobre mi árbol genealógico y sobre la investigación que realicé al respecto hace unos cuantos años.

Chandelier de Sia, en La Chica de la Peluca: Para cerrar por todo lo alto mi homenaje particular a Kristen Wiig, la humorista del Saturday Night Live, encontré, navegando por Vimeo, esta fabulosa performance que hizo en directo con la cantante Sia y con la joven bailarina Maddie Ziegler en la entrega de los Grammy del año 2015. Tanto la música como la escenografía y la coreografía son alucinantes, no tengo palabras… Este vídeo demuestra que Kristen tiene un dominio absoluto de su cara y de su cuerpo no solo para la comedia, sino también para cosas más serias y artísticas como esta… ¡Estoy enamorao!

Stonehenge de Ylvis, en Atando Cabos (I): Qué curioso que cerremos la selección igual que la empezamos, con una canción de un intérprete noruego… Juro que ha sido por pura casualidad, me he dado cuenta del detalle a posteriori. Se trataba de una larga entrada de cinco semanas, bastante reciente, acerca de cómo todo está conectado entre sí de una forma u otra, y de lo apasionante que es intentar aprender cosas nuevas cada día, tirando de esos hilos invisibles que nos unen con el resto del Universo. La canción, aunque un poco en plan cachondeo, suena bastante bien, la verdad; y la letra, aunque divertida, no deja de ser una oda a la curiosidad y a la búsqueda del Conocimiento de las que se encuentran pocas hoy en día en este mundillo musical dominado por el encefalograma plano del reguetón… ¡Tenía que ser un grupo de noruegos el que viniera a poner los puntos sobre las íes! Con esto lo dejamos por hoy; la semana que viene, más cosas acerca de las canciones del hilo musical del blog.



5 comentarios:

Devòlver Y CYD Radiochou dijo...

Prince es mi favorito. Grupos como Yes, Asia, Boston, Toto, joirney, etc, deberían estar en el museo de la caspa.
Sign o'the times (el album) es una joya de visionario
Chorch

Kalonauta dijo...


Efectivamente, Prince era muy grande (grande en sentido figurado, se entiende). De los otros grupos que mencionas conozco algunas canciones sueltas de Yes, pero con los demás no tengo el gusto. Me da la impresión de que estar en el Museo de la Caspa es algo malo, aunque viniendo de boca de Camilo Superstar he necesitado un rato para procesar la información. ;-)

Owner of a Lonely Heart me gusta musicalmente hablando porque la escuché en mi niñez/adolescencia, pero quizás si la escuchara ahora por primera vez o si no fuera de aquella época me gustaría menos, no sé... Y hay que reconocer que el vídeo, con los animalejos y tal, tenía su encanto, y que la frase del estribillo tiene mucho gancho... Pero bueno, ya sabemos que sobre gustos no hay nada escrito.

¡Muchas gracias por pasarte y comentar, Camilo/Chorch/Jordi! :-)

Devòlver Y CYD Radiochou dijo...

Hay dos tipos de caspa: lo kitsch que te resulta gracioso y lo caduco, apolillado y/o intencionadamente teledirigida.
Se te olvida un mote: hay bastantes gente que me llama "el porno", por mi pasado bandoleiro ;)

Susana Martínez dijo...

GRACIAS POR ESTA ENTRADA AL BLOG TAN CURIOSA E INTERESANTE!!!!. Voy a dejarme descubrir temazos... ;-)

Kalonauta dijo...


¡Gracias a ti por leerme y por comentar, Susana!

Un beso