lunes, 14 de octubre de 2019

Versiones (II)


Seguimos hablando hoy de canciones conocidas que han sido versionadas por otros artistas distintos al original… La cantidad de versiones es ingente aunque nos limitemos solo a la música popular publicada desde los años 50, y en muchas ocasiones han sido varios los cantantes o grupos que han reinterpretado un mismo tema. La semana pasada nos dejamos en el tintero joyas como I Will Always Love You de Whitney Houston (originalmente de Dolly Parton), Nothing Compares 2 U de Sinéad O’Connor (anteriormente de Prince), la reinterpretación de Nirvana para The Man Who Sold the World de David Bowie o la divertida Easy de Faith No More a partir del original de los Commodores (bastante parecida e igualmente pegadiza, pero con el añadido de unas cuantas drag-queens en el vídeo musical).

A partir de aquí habrá un mínimo hilo conductor, pero tomaos las dos próximas entregas como una mera serie de recomendaciones musicales agrupadas por temas y sin demasiadas pretensiones… Hoy puedo empezar hablando por ejemplo de los álbumes exclusivamente de versiones que han ido llegando a mis manos a lo largo de los años y que me han gustado especialmente. Tal vez uno de los primeros fuera Simple Pleasures de Bobby McFerrin, de 1988, que contenía solo temas cantados a capella, como la fabulosa Sunshine of Your Love del supergrupo de los 60 Cream. También me viene a la memoria The Spaghetti Incident? de los Guns’n’Roses, disco de 1993 con versiones principalmente de punk y rock, aunque también había algún tema más lento como Since I Don’t Have You, cantado en 1959 por The Skyliners.




Me he dado cuenta de que muchos de los artistas de mis selecciones enlazan unos con otros, ya sea como versionadores o como versionados, en una interesante red de conexiones… Por ejemplo, el tema Sweet Dreams de Eurythmics fue utilizado como single por Marilyn Manson para su EP de versiones de 1995 Smells Like Children, acompañado por el que es sin duda uno de los vídeos musicales más desasosegantes y enfermizos que recuerdo haber visto. Años después Manson grabó una versión de Tainted Love basándose en la canción de Soft Cell de los 80, que a su vez reinterpretaba el original de Gloria Jones de 1965.

Otra versión de Marilyn Manson de hace poco más de una década es el Personal Jesus de Depeche Mode, que también han tomado prestado otros como Def Leppard, o el mismo Johnny Cash en su gran disco de covers de 2002 American IV: The Man Comes Around… Tan buena era esta versión que recuerdo haber tenido hace unos quince años, antes de los móviles con conexión a Internet, una larga discusión en un pub con una amiga mía que se empeñaba en que la original no era la de los Depeche sino la de Cash (Y al final no pude convencerla… Pues nada: ¡Para ti la perra gorda!). Seguramente recordaréis que también del American IV es la estremecedora versión de Hurt, de la que ya hablamos una vez en el blog, y que Cash tomó prestada al grupo de Trent Reznor Nine Inch Nails, cambiándola bastante y mejorando al original, que ya era bueno de por sí.




Volviendo una vez más a Depeche Mode, no quiero dejar sin mencionar el interesante For the Masses, álbum de tributo de varios grupos publicado en 1998 y que contiene versiones como Never Let Me Down Again de Smashing Pumpkins, Master and Servant de Locust o Stripped de Rammstein… Queda pendiente para más adelante una entrada sobre los estupendos remixes que hacían los Depeche a finales de los 80 y principios de los 90, y que en cierto modo se podrían considerar como varias versiones distintas de una sola canción, todas elaboradas por el propio grupo original (con o sin ayuda de otros DJs o productores).

Hoy en día hay en YouTube multitud de canales interesantes de temática musical, algunos de los cuales están especialmente dedicados a alojar versiones realizadas por artistas menos conocidos o directamente aficionados. Tenemos el canal de Leo Moracchioli, multi-instrumentista y productor musical afincado en Noruega y famoso por sus versiones de metal rock de los temas más variopintos, como por ejemplo una curiosa interpretación del Chandelier de Sia, cuyo original ya pudimos escuchar hace un tiempo en el blog. Me viene además a la cabeza el canal de Like a Version, en el que los artistas emergentes invitados interpretan en directo un tema propio y una versión de un grupo que les guste especialmente: de este podríamos destacar Teardrop de Aurora, en homenaje a Massive Attack, o Enter Sandman de Art vs Science, en una versión algo más suave que la de Metallica.




Aunque no estoy tan puesto respecto a pop-rock en español, puedo citar también un par de ejemplos patrios interesantes… Recuerdo que en 2006 salió el álbum Las Malas Lenguas, en el que los hermanos Santiago y Luis Auserón hacen un repaso de los grandes clásicos del rock, blues y soul inglés y norteamericano de mediados del S.XX, pero adaptando las letras al castellano, como solían hacer los grupos españoles en los años 60. Una muestra sería el Duro de Pelar basado en el Hard to Handle de Otis Redding, que también versionaron en los 90 (esta vez en inglés, claro) los Black Crowes. Y del año pasado es el proyecto Cena Recalentada (título muy bien escogido, por cierto), en el que Iván Ferreiro hace un merecido homenaje a la carrera de Golpes Bajos versionando diecisiete de sus temas, prácticamente su discografía completa, con cancionzacas como No Mires a los Ojos de la Gente o Fiesta de los Maniquíes… Creo que por esta semana ya tenéis bastantes buenos temas para ir escuchando; en la tercera y última entrega incluiré el resto de las recomendaciones y hablaremos no solo de Música sino también de Cine.



martes, 8 de octubre de 2019

Versiones (I)


Tal vez recordaréis que hace un par de años, como tributo tras la muerte de Chris Cornell, me dediqué a recopilar algunas versiones que otros artistas habían hecho del tema Black Hole Sun, de Soundgarden… Para esta semana me apetecía escribir algo sobre Música, así que me he puesto a documentarme sobre versiones de canciones más o menos conocidas que me gusten especialmente, y que a ser posible aporten algo nuevo con respecto al original… Como suele sucederme a menudo, me he emocionado rastreando en Internet y buscando en YouTube, y cuando he salido del trance me he dado cuenta de que tenía un montón de temas chulos pero no los había clasificado, ni ordenado mis ideas, ni redactado nada.

Tras darle muchas vueltas, he decidido dividir la entrada en (al menos) dos partes y empezar hoy con una lista de diez versiones que no necesitan una explicación demasiado extensa: su gran calidad musical basta y sobra para que esta primera entrega resulte interesante. Las he ordenado de forma más o menos cronológica, y dentro de lo que cabe he intentado que en todos los casos la versión o la original (o aún mejor, ambas) sean inéditas en lo que respecta a los enlaces musicales del blog, por aquello de no repetir demasiado… La entrega de la semana que viene tendrá, aparte de más buena Música, un poco más de texto y de enjundia.




With a Little Help from My Friends: Empezamos con un caso en el que tanto el original como la versión han adquirido con los años una entidad propia, hasta el punto de parecer casi dos canciones distintas, y ambas auténticos clásicos además. La original de Los Beatles la cantaba Ringo en el fantástico Sergeant Pepper de 1967, y dos años después la reinterpretó Joe Cocker de forma magistral (Por cierto, cada vez que oigo esta versión no puedo evitar pensar en la serie Aquellos Maravillosos Años).

All Along the Watchtower: Francamente, Bob Dylan nunca ha sido santo de mi devoción, así que no me duelen prendas en confesar que hasta hace poco ni siquiera conocía la existencia de su tema de 1967; para mí la versión buena será siempre la de Jimi Hendrix, publicada el año siguiente, que cambia lo acústico del original por un sonido eléctrico y psicodélico mucho más interesante.

Word Up: En este caso me encantan tanto la original de Cameo de 1986, con ese ritmillo funky tan contagioso, como la versión de Gun de 1994, algo más rockera, que de hecho fue la primera que escuché en mi juventud (y que casi siempre acaba cayendo cuando voy a algún Karaoke con los amigos).




Smooth Criminal: ¿Y qué podemos decir de este temazo de Michael Jackson, incluido en su disco Bad de 1987? Tanto la música como las coreografías del vídeo eran alucinantes. En 2001 los Alien Ant Farm perpetraron una versión que tal vez no llegue a la altura del original, pero venía acompañada de un vídeo bastante divertido y gamberro (en el que incluso utilizaron los mismos agarres anti-gravedad en las suelas de los zapatos).

Sign o’ the Times: El original de Prince de 1987 ya se ha utilizado con anterioridad en La Belleza y el Tiempo, pero no así la versión de Muse, mucho más cañera, grabada en directo en la BBC Radio 1 en 2012… Otro ejemplo de dos interpretaciones de un mismo tema que se pueden disfrutar como si fueran dos canciones distintas, ambas excelentes.

Smells Like Teen Spirit: Pasado el ecuador de esta selección se da la casualidad de que la mayoría de las versiones restantes están interpretadas por mujeres… Nirvana sacó su estupendo Nevermind en 1991 y tan solo un año después Tori Amos reinterpretó el temazo de los de Seattle con un estilo sensual y voluptuoso, en las antípodas del original.

Wonderwall: El grupo Oasis publicó este himno generacional en 1995 y el estadounidense Ryan Adams ideó en 2004 una versión más suave, etérea y delicada, que no desmerece en nada a la fuente original. Los hermanos Gallagher tienen a su vez alguna que otra versión de Los Beatles; tal vez hablemos de ello la semana que viene.




Creep: También he utilizado antes en el blog esta canción de Radiohead de 1993, que fue versionada en 2015 por el conjunto de jazz, swing y ragtime Postmodern Jukebox con la voz de Haley Reinhart, en una interpretación más lenta que nos retrotrae a los locos años veinte del siglo pasado… Puro Vintage.

Wake Up: Otra que ya he usado aquí, y además hace muy pocas semanas… Los Rage Against the Machine sacaron este temazo en 1992, y del año pasado es esta fantástica versión de los Brass Against, combativa banda neoyorquina que cambia las guitarras y bajos por la potencia de su sección de viento y la voz de Zack de la Rocha por la de la tremenda Sophia Urista.

Crazy: Para terminar por todo lo alto, una versión del tema de Seal de 1990 grabada por Tori Kelly (no confundir con la otra Tori) en 2015. A la gran calidad de la composición y letra originales y el acierto al escoger los arreglos se une el control absoluto que esta mujer tiene de su voz: colocando cada nota justo en su sitio, con la potencia y la modulación apropiadas, improvisando florituras que quedan siempre bien y transmitiendo toda la emoción posible… pero a la vez haciendo que parezca fácil, sin despeinarse siquiera: algo increíble, como para volverse loco… Hala, pues lo dejamos aquí; la semana que viene seguimos con más Música igual de buena que esta (no mejor, ojo, porque es imposible).



lunes, 30 de septiembre de 2019

Entrevista con el Bloguero


El blog Hoy Valencia, página de noticias y actualidad colaboradora del Tablón de Anuncios, está haciendo últimamente una serie de entrevistas a distintos blogueros del ámbito valenciano, y esta semana me ha tocado el turno a mí. Me preguntan sobre el pasado, presente y futuro de La Belleza y el Tiempo, sus inicios, su temática, algunas anécdotas y los objetivos cumplidos y por cumplir… Si queréis saber algo más sobre mí y sobre el blog aquí tenéis el enlace a la entrevista; espero que os resulte interesante.




lunes, 23 de septiembre de 2019

Sigue Soñando


Hoy quiero hablaros de Sigue Soñando (o Dream On, en su título original), serie de HBO creada por Marta Kauffman y David Crane (posteriormente responsables de Friends) que se emitió de 1990 a 1996. La sit-com trata sobre las conquistas, aventuras y desventuras tanto sentimentales como profesionales de un editor neoyorquino treintañero divorciado; y si en Friends se hablaba bastante de sexo, en Sigue Soñando realmente se veía: fue una de las primeras comedias de situación con tacos, escenas subidas de tono y hasta alguna teta de vez en cuando (al ser un canal de pago se podían permitir un poco de erotismo light sin censura).

En España la pasaron en abierto por Canal Plus, pero tampoco creáis que la veía habitualmente, o que tengo muchos recuerdos de ella… De lo que sí me acuerdo y lo que más me gustaba era que, debido a que la madre del protagonista lo había aparcado todo el día frente a la tele desde muy pequeño, se intercalaban a menudo en los episodios escenas cortas de series y películas de los 50 y 60 que ayudaban a describir sus emociones y reacciones en cada momento. Ya sabéis que soy una persona muy audiovisual y que el Cine es una parte importante de mi Vida… Pues bien: al igual que el protagonista de la serie, a veces intercalo en mi hilo de pensamientos frases de películas (entonación y timbre del doblador incluidos) que le aportan algo más de chispa a mi vida interior, y hoy voy a enumerarlas en el blog. No es que sean muchas, pero puedo aseguraros que las aquí mencionadas las utilizo bastante; de hecho, algunos de los enlaces de vídeo correspondientes ya los he usado antes en La Belleza y el Tiempo porque forman parte de mis propios códigos narrativos internos.




Por ejemplo, cuando estoy con algún conocido pesado que no para de hablarme de sus cosas, creyendo ser el centro del Universo y buscando que le hagan casito, me viene a la cabeza, mientras asiento sin prestar mucha atención, la frase de Martin Prince en aquel episodio de Los Simpsons en que está haciendo su presentación en la escuela y todos están entretenidos con el perro de Bart: ¡Mi geoda debiera ser admirada! En otras ocasiones, si alguien me está explicando algo complicado o utiliza una jerga incomprensible, de forma que no me entero de nada, recuerdo el famoso diálogo entre Groucho y Chico Marx en Una Noche en la Ópera, el de La parte contratante de la primera parte

Yo soy bastante cuidadoso y no suele ocurrirme, pero si se me derrama algún líquido en la cocina, se sale el agua de la ducha mojando el suelo del baño, se me cae algún objeto de forma aparatosa o en general se monta algún pequeño desastre en mi casa o en el trabajo, trato de quitarle hierro al asunto pensando en la frase del Doctor Venkman tras tirar del mantel de la mesa, mientras los Cazafantasmas ponen patas arriba el salón del Hotel Sedgewick en cumplimiento de su misión: ¡Las flores no se han caído!




Tampoco me ocurre a menudo, pero cuando una mujer me impresiona de verdad, ya sea por cantar como los ángeles en un karaoke, por su agudo sentido del humor, por su adorable forma de ser o por una combinación de distintos factores, me acuerdo de esas escenas de Wayne’s World en las que el personaje de Mike Myers queda hechizado tras ver a Cassandra en el escenario (la vista se le llena de estrellitas y escucha en su cabeza una canción romántica) y poco después, al oírla hablar en la tienda de música sobre la Fender Stratocaster, rompe la cuarta pared y confiesa al público: ¡Esta titi me psicotiza!

En las películas el chico y la chica terminan siempre juntos, pero la Vida real es bastante más cruel y suele ocurrir que la mujer que me gusta acaba saliendo con otro tío menos inteligente, sensible y gracioso que yo, pero más joven, más guapo y mejor trajeado… Cuando soy testigo directo o me entero por otras personas de una de estas derrotas sentimentales me pongo por un segundo en la piel del afortunado ganador, acordándome de aquella escena de La Loca Historia del Mundo que transcurría en la corte de Versalles, en la que quedaba claro que Es bueno ser Rey




Y ya que hablamos de las películas de Mel Brooks… Si la Vida me da alguna pequeña alegría sensorial, aunque no sea necesariamente de carácter sexual, como por ejemplo una agradable ducha caliente en una fría noche de invierno, o una ducha de agua fresca en verano, o una cama suave y blandita después de un día de trabajo especialmente duro, me vienen a la cabeza los versos que cantaba la prometida del Joven Doctor Frankenstein tras ser asaltada por el monstruo: Oooh, dulce misterio de la Viiidaaa, al fin te he encontraaadooo

También del Jovencito Frankenstein es otra frase que me repito a menudo cuando se me juntan varios problemas y me pregunto cuál será la próxima piedra que el Destino ponga en mi camino: para recordarme a mí mismo que hay gente con más derecho a quejarse que yo, recurro a la escena en la que Igor intenta animar al Doctor alegando que Podría ser peor, podría llover (tras lo cual se pone a diluviar, por supuesto). Para terminar, y en una nota algo más optimista, cuando esos problemillas del día a día me dan un respiro y los sencillos placeres rutinarios me hacen olvidarme por un momento de mi larga soledad y de la gente irracional que me rodea, pienso en lo que Boromir le decía a su hermano Faramir en la versión extendida de Las Dos Torres, tras la reconquista de Osgiliath: Recuerda este día, porque hoy la Vida es buena.




Puede que se me haya olvidado alguna, pero estas son básicamente las frases de películas que recuerdo ahora mismo (¿Os pasa a vosotros algo parecido? ¿Cuáles son vuestros memes mentales más recurrentes? Me encantaría que lo compartieseis conmigo en los comentarios…). Viéndolas todas juntas llego a la conclusión de que las uso sobre todo cuando me ocurren cosas negativas, como para añadir un toque de humor y así poder desdramatizar un poco el asunto… Ser capaz de bromear sobre tus problemas es un indicador de que aún te quedan esperanzas de resolverlos, o al menos minimizarlos y acostumbrarte a vivir con ellos… Y el uso de frases sacadas de la ficción me parece, pensándolo a posteriori, una herramienta excelente: ya una vez vimos en el blog que la ficción y las historias nos animan a ver las cosas como deberían ser frente a como son en la realidad, una realidad que no tenemos por qué aceptar y que a veces puede y debe cambiarse a mejor. Por mi parte, yo sigo intentando mantenerme en ese difícil punto de equilibrio que combina el inconformismo respecto al Presente con el optimismo de cara al Futuro… Al fin y al cabo, soñar es gratis.



lunes, 16 de septiembre de 2019

Caminando entre las Tumbas (III)


Hace ya cinco años os enseñé una selección de mis fotografías tomadas en el Cementerio General de Valencia, dividida en dos partes… El pasado julio asistí a una de las rutas del Museo del Silencio con Rafa Solaz como guía y saqué algunas fotos más, así que he decidido colgar una tercera entrega, compuesta sobre todo de pequeños detalles… Espero que os guste.

















lunes, 9 de septiembre de 2019

Diecisiete Generaciones (II)


Antes de entrar en detalles sobre los antepasados más antiguos añadidos a mis registros, dejadme que os cuente algunas cosas sobre la conquista de las Canarias. Las islas de Lanzarote, Fuerteventura y El Hierro, con una población indígena más reducida, fueron sometidas por contingentes normandos a principios del siglo XV, entre 1402 y 1405, y posteriormente pasaron a formar parte de la Corona de Castilla. La Palma y Tenerife, más ricas y pobladas, fueron las dos últimas islas en ser conquistadas, justo después de Gran Canaria, por iniciativa de los Reyes Católicos y con tropas comandadas por Alonso Fernández de Lugo, que más tarde ocuparía el puesto de gobernador.

La Palma fue algo más fácil de controlar, entre 1492 y 1493, pero los intentos con Tenerife duraban ya desde 1464, aunque la campaña de Fernández de Lugo tuvo lugar de 1494 a 1496. Los cuatro menceyes (o jefes territoriales) del sur y el este tinerfeños se mostraron más neutrales y colaboradores (los llamados bandos de paces), mientras que los cinco menceyes del norte (los bandos de guerra) se resistieron a la ocupación castellana; los guanches emboscados en los barrancos resultaron un hueso duro de roer, y les ocasionaron varias derrotas. Acabado el conflicto, una parte de la población aborigen (la que presentó más resistencia, supongo) fue vendida como esclava, aunque la mayoría se integró en la nueva sociedad formada tras la conquista.




¿Y por qué os cuento todo esto?, os preguntaréis… La semana pasada me había quedado subiendo generación tras generación en la web de Parentescos de Fernando de Castilla, pero ¿hasta dónde llegué? Los miembros de la generación más antigua tienen fechas de nacimiento aproximadas de 1475 y de 1500. Empezando por la línea paterna tenemos a Pedro de Fuentes, y es curioso, porque para llegar hasta él hay que subir cuatro ciclos seguidos de Pedros Fuentes y Juanes Fuentes, hasta un total de ocho generaciones (parece que los abuelos tiraban mucho a la hora de elegir nombre para los recién nacidos). Don Pedro fue uno de los participantes en la conquista de La Palma y Tenerife, siendo peón (al parecer era soldado de a caballo) de la compañía del capitán Bartolomé de Estupiñán, de acuerdo con las menciones que de él hacen Antonio de Viana en el canto undécimo del poema épico Las Antigüedades de las Islas Afortunadas y fray Juan de Abreu Galindo en su Historia de la Conquista de las Siete Islas Canarias… circunstancia esta que, sin embargo, no ha podido probarse documentalmente, al menos hasta ahora.

Lo que sí está más claro es que Pedro de Fuentes obtuvo por parte del adelantado de Canarias data de repartimiento de tierras en Velhoco, actualmente una pequeña localidad de unos quinientos habitantes en la isla de La Palma, a las afueras de Santa Cruz… El segundo individuo de esta generación, que sin duda me llamó la atención por distintos motivos, es Juan Gómez “El Viejo”, que también obtuvo repartimientos en La Palma; y la tercera es María Bohorques, esposa de El Viejo (Otra curiosidad: sus nombres recuerdan un poco a los de Juan y Ángela María, de la undécima generación, en Tenerife). De esta última generación pero un poco más jóvenes, nacidos en torno a 1500, tenemos a Diego Guerra (que al parecer murió en Flandes, en la actual zona de Bélgica y Holanda) y a su mujer Francisca Peña.




No es que pertenecer a una fuerza invasora y colonizadora sea algo de lo que sentirse muy orgulloso, pero hay que reconocer que resulta emocionante descubrir detalles de este tipo en un antepasado tan lejano… Si Pedro o Juan participaron en la conquista de las islas y en el reparto de tierras, eso significa que probablemente no nacieron en Canarias, pero en la web de Fernando de Castilla no se especifica su procedencia. Y, por supuesto, tiene narices que uno de los tres antepasados míos conocidos más antiguos se llame precisamente Juan Gómez “El Viejo”… ¿Tal vez el Destino me está queriendo enviar el mensaje de que voy a envejecer casi sin darme cuenta si sigo perdiendo el tiempo con estas cosas en lugar de salir algo más a la calle?

En fin… Una vez procesados y añadidos los nuevos datos, mi archivo familiar del Personal Ancestral File consta ya de 724 personas, cuando tras las investigaciones sobre mis antepasados de Malta eran 632. En cuanto a los ascendientes directos, ya conozco 24 por parte de padre y 97 por parte de madre; queda claro que en Canarias la gente es más aficionada a la genealogía que en Cuenca. En lo que respecta a la pregunta del millón, no hace falta que monte demasiado teatro para responderla porque ya os he hecho con el título de la entrada un spoiler como una casa: mientras que con mis ancestros de Los Silos o de Malta llegué a once generaciones en mi árbol, con los conquistadores y colonos de La Palma he alcanzado un total de diecisiete generaciones. A mala idea podría objetarse, tras hacer un sencillo cálculo matemático, que solo conozco los nombres de 5 de los 65536 (o menos, ya que probablemente hay alguno repetido) ancestros que tengo en esta última generación, pero yo opino que no está nada mal, que es mucho más de lo que la mayoría puede decir; pienso que hay que ver siempre el vaso medio lleno.




Al ser consciente de que estas personas normales y corrientes de mi familia nacieron medio milenio antes que yo, y que aun así sus nombres han conseguido llegar hasta mí, a la época actual, me hace sentir ese vértigo del que ya he hablado muchas veces, el que te asalta al asomarte a los abismos del Tiempo con los ojos bien abiertos, al comprender que no somos más que un capítulo muy corto de una historia muy, muy larga que en su mayor parte desconocemos… Como ya hice en su día con el S.XVII, he recabado información acerca de la cronología de finales del S.XV, en torno a 1475 y en adelante, que es cuando se supone que nacieron y vivieron… Se trata de una época apasionante de transición, a caballo entre el final de la Edad Media y el inicio del Renacimiento. La imprenta acababa de inventarse y era la época de los incunables, los primeros libros con tiradas de muchos ejemplares… Antes de 1492 no conocíamos América y todavía había pobladores musulmanes en la zona de Granada y judíos en la Península Ibérica.

En 1469 se produce el matrimonio entre Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla, unificándose un territorio que empieza a parecerse algo a la España de hoy. En 1475 nace César Borgia, hijo del Papa Alejandro VI; esta es también la época de la dinastía de los Médici en Florencia, donde vive además el diplomático y escritor Nicolás Maquiavelo. Ricardo III de Inglaterra, último monarca de la dinastía de los Plantagenet, muere en 1485, y el príncipe de Valaquia Vlad III el Empalador, origen del mito de Drácula, abandona el reino de los vivos en el año 1476. En 1481 tiene lugar el primer auto de fe de la Inquisición Española, con el dominico Tomás de Torquemada a la cabeza. Mis antepasados Pedro, Juan y María son coetáneos de exploradores como Cristóbal Colón, Américo Vespucio o Vasco de Gama… pero también del artista Miguel Ángel Buonarroti, el humanista Erasmo de Rotterdam, el astrónomo Nicolás Copérnico o el polímata Leonardo da Vinci. Como podéis ver, una época llena de luces y de sombras, de todo menos aburrida…




Otra de las preguntas a las que teníamos que responder era si hay miembros de la realeza incluidos en mi árbol familiar… Que Don Fernando de Castilla, descendiente de reyes, fuese regidor de La Palma en el S.XVI nos hace sospechar que la conexión no debe ser muy lejana, pero es difícil averiguar cuál es su grado de parentesco con Felipe y Felipa, y por tanto conmigo. La web tiene una herramienta que te permite calcular la relación entre dos personas cualesquiera de la base de datos, pero solo hasta un máximo de seis generaciones de distancia. Después de algunas pruebas rápidas con resultados negativos, me da la impresión de que la conexión entre los antiguos reyes y mis antepasados, aunque existe, no es muy directa, tal vez a través de varios enlaces matrimoniales… Es otra de las tareas que queda pendiente para otra ocasión.

Me he estado documentando sobre este tema y he hecho un par de descubrimientos bastante asombrosos… Está claro que los árboles genealógicos de los distintos individuos vivos hoy en día no son independientes entre sí, pero resulta que están mucho más interconectados de lo que podríamos pensar. Haciendo un par de simplificaciones y obviando el aumento de la población y la menor permeabilidad entre clases sociales y regiones geográficas, una compleja serie de razonamientos matemáticos ha llevado a los especialistas a deducir que el ancestro común más reciente de toda la población europea actual vivió hace unos ochocientos años; y la llamada generación de ancestros idénticos, la generación más reciente que está incluida al completo en el árbol genealógico de cada europeo actual (exceptuando de ella a aquellos individuos cuya línea genética se extinguió en algún punto del camino) vivió hace unos mil trescientos años, lo que significa que, al estar por ejemplo el Emperador Carlomagno incluido en esa generación, básicamente todos los europeos (los 740 millones actuales) descendemos de Carlomagno y por tanto sí tenemos sangre real… Así que ¡misterio resuelto!




Modelos matemáticos más complejos que tienen en cuenta el aumento de la población y las dinámicas entre las distintas regiones del Mundo, más o menos aisladas entre sí dependiendo del caso, han llegado a la conclusión de que el ancestro común más reciente de toda la Humanidad, el padre de todos, vivió hace no más de tres milenios (probablemente en el este asiático, aunque no estamos seguros); y que todos los individuos vivos otros pocos milenios más atrás forman parte de la familia de o bien toda la Humanidad actual (ancestros comunes) o bien nadie (líneas extintas). En otras palabras: nuestros árboles genealógicos se entremezclan en un Pasado bastante más reciente de lo que podríamos pensar, y nuestros antepasados de hace unos siete mil años son exactamente los mismos para todos nosotros, para los 7700 millones, independientemente de cuál sea nuestra etnia, lengua, continente o país… En resumen, que todos formamos parte de una única gran Familia.

Termino aquí por ahora… Dejo pendiente para más adelante encargar por Internet un análisis de mi propio ADN y comentar los resultados que reciba acerca de mi ascendencia genética; cuando hablemos no ya de personas con nombres y apellidos sino de genes y mutaciones concretas, transmitidos a través de las distintas ramas del árbol genealógico, podremos rastrearlos mucho más atrás en el Tiempo, retrocediendo no solo tres siglos o medio milenio, sino tal vez cientos de miles de años.