lunes, 3 de noviembre de 2014

Las Siete Edades del Rock


Hace tiempo que no hablamos de Música, así que me ha venido a la memoria una serie de documentales de la BBC, estrenada en 2007, que analizaba de forma amena y bien documentada la evolución de la Música Rock (no confundir con el Rock’n’Roll) desde sus inicios a principios de los años sesenta. La serie, que si no recuerdo mal en España emitieron por La 2, se llamaba Seven Ages of Rock y constaba de siete capítulos de una hora de duración (el último era de hora y media) en los que se intentaba clasificar la variopinta oferta musical del Rock a lo largo de las últimas décadas en siete corrientes claramente diferenciadas. Aunque hay que tener presente que toda clasificación en el terreno musical es subjetiva, que las fronteras son difusas y que siempre hay grupos a caballo entre un estilo y otro, la serie me pareció muy interesante y muy bien hilada, y os recomiendo su visionado. Para la entrada de hoy he decidido escoger de entre los grupos más representativos de cada estilo una canción en concreto que me guste especialmente; espero que las disfrutéis, como yo hice en su momento y sigo haciendo aún hoy.



1. Blues-based Rock (1963-1970): Este episodio se centra en los orígenes y en los pioneros del Rock, los primeros valientes que se atrevieron a dar un paso adelante y experimentar con nuevas fórmulas, descubriendo patrones rítmicos, melódicos y armónicos nunca antes oídos. Aunque en él se habla también de Bob Dylan, The Who, Cream, los Stones o mis adorados Beatles, me voy a quedar con The Jimi Hendrix Experience y su Hey Joe.

2. Art Rock (1966-1980): En esta corriente podríamos meter además a David Bowie, la Velvet Underground, Roxy Music o Genesis, pero he elegido Comfortably Numb, un tema del fantástico disco conceptual The Wall, de los Pink Floyd. Si estamos hablando de teatralidad sobre el escenario o de discos que cuentan una historia con Música, ignoro por qué los autores de la serie se han dejado fuera a Alice Cooper, pero bueno… Nadie es perfecto.

3. Punk (1973-1980): Para ser sincero, no me gusta este estilo, y no conozco la discografía de los Sex Pistols, The Clash o Iggy Pop con los Stooges, pero sí hay algunas canciones de Los Ramones que me traen buenos recuerdos de mi juventud (aquellas tardes de viernes en Arena Auditorium), como por ejemplo Blitzkrieg Bop.

4. Heavy Metal (1970-1991): Ésta es otra corriente que no me vuelve loco, aunque el abanico es tan amplio que habría que hilar más fino. Me parece que en los setenta, con Black Sabbath y Deep Purple, se hicieron buenas canciones, pero el Heavy Metal de los ochenta es bastante mediocre… Me quedo con los Metallica de la segunda época, la que empieza con el Álbum Negro, que contiene el temazo Sad but True.

5. Stadium Rock (1965-1993): Aunque creo que esta denominación de “Rock de Estadio” está un poco cogida por los pelos, reconozco que los artistas incluidos en este episodio son en su mayoría muy buenos, tanto como para gustar a mucha gente y llenar estadios con sus fans. De hecho, también a mí me encantan casi todos los grupos que se mencionan, desde Led Zeppelin hasta Dire Straits, pasando por The Police o Queen. Como muestra de un buen espectáculo en directo, aquí tenéis el Even Better than the Real Thing de los U2.

6. Alternative Rock (1980-1994): Si los grupos del episodio anterior me influyeron desde mi niñez, los de éste marcaron mi adolescencia y juventud. REM, Pearl Jam, Soundgarden… Música rebelde y atormentada para una etapa de la Vida siempre confusa y turbulenta. ¡Qué recuerdos! Me ha resultado difícil escoger un solo tema del Nevermind de Nirvana, porque es un disco lleno de cancionzacas, pero al final me he inclinado por la estupenda In Bloom.

7. British Indie (1980-2007): Esta corriente la he seguido menos, pero tiene cierta lógica que una serie de la BBC acabe con este episodio… Aunque podríamos poner algo de Suede, o de Blur (mi grupo favorito de este estilo con diferencia), me he decidido por el Wonderwall de Oasis, que como canción no está nada mal… Se me ocurren varios temas del grupo de Damon Albarn que me gustan más y que aún no he usado en el blog, pero creo que encajarán bastante bien en futuras entradas, así que me los reservo para más adelante… ¡Chupaos ésa, hermanos Gallagher!



4 comentarios:

yo, la reina roja dijo...

La serie no la he visto. Desde luego, llama la atención y parece "ponerlo todo en orden". No obstante, personalmente prefiero todos los que se salen del "etiquetaje". Para mí, uno de ellos sería Nirvana, admiradores de grupos como los Teenage Fan Club, lo cual se ve en su gusto por el estribillo cantable, aunque desde otra óptica, claro.

El Rojo dijo...

La serie tampoco la he visto (aunque le echaré un vistazo :) Pero he de decir que las clasificaciones son peligrosas. Me explico. Para mí una clasificación de cualquier cosa es un mecanismo que tenemos para aclarar y ordenar en nuestra mente un montón de cosas. Pero no hay que olvodar que es simplemente eso: un mecanismo. Cuando nos creemos demasiado ese mecanismo es cuando empiezan a aparecer los encasillamientos y las etiquetas, algo con lo que no estoy de acuerdo (y menos en cualquier forma de arte).

Si nos paramos a escuchar toda la discografía de un grupo, puede que encontremos varias categorías de las nombradas.

Y bueno, dicho esto, alguna aportación haré (aunque por falta de tiempo, no demasiado sesuda y demasiado " a bote pronto")

En la 1, si se incluyen los Beatles, pondría el Abbey Road entero (aunque para mi se mete bastante en la categoría 2).
En la 2, coincido contigo, pero si incluimos aquí el rock progresivo, no veo donde está Genesis....si no lo nombran en la serie es herejía.
En la 3, no trabajo ese articulo. No. Los Ramones no me gustan. (aunque haya pegado algún que otro bote con ellos)
En la 4. Pues aquí coincido contigo. De Metallica me gustan las versiones que hicieron orquestadas ("The ecstasy of god" o "the call of cthulhu"). Pero he de decir que demasiado heavy es casi como demasiado punk.
En la 5....mira...si hay que elegir entre Led Zeppelin y Queen, puede que incumpla las leyes de la rockotica y me quede.............
En la 6, me quedo con Radiohead.
Y en la 7.....en general no lo aguanto mucho la verdad, por lo que puedo opinar poco...

Y nada. Un saludo!

Kalonauta dijo...


¡Hola, Reina Roja!

Creo que la serie te va a gustar; échale un vistazo a algún episodio suelto, de algún estilo que te guste… Uno de los que he revisitado al escribir la entrada es el del Rock Americano Alternativo, y he vuelto a comprobar que, aparte de estar muy bien editados, tienen un hilo conductor narrativo muy conseguido. Además hay un montón de fragmentos de entrevistas hechas hoy en día a los protagonistas de entonces: son los mismos REM, Nirvana, Black Flag o Pixies los que te lo cuentan en primera persona, y mola un montón… Y de vez en cuando incluso se centran en algún detallito técnico de las grabaciones, o te hablan sobre el proceso de composición de algún tema… Es muy interesante.

Tengo que decir que algunos de mis grupos y artistas favoritos son también difícilmente etiquetables: se me ocurren ejemplos como Faith No More, que pueden mezclar muchos estilos en el mismo disco, o Alice Cooper, que ha cambiado varias veces de enfoque a lo largo de sus cuarenta y cinco años de carrera musical (Es eso a lo que llaman “reinventarse”).

En cuanto a Nirvana, me encantan. El caso es que sus canciones son aparentemente sencillas, pero cuando te fijas bien descubres muchas capas, muchas armonías, muchos matices... Creo que el Nevermind es un disco tan bueno en parte también por la producción, que está muy currada… Salvando las distancias, otro grupo que me viene a la cabeza con un estilo aparentemente simple pero que no se me hace aburrido (musicalmente hablando) es The Cult.

¡Gracias por pasarte, un abrazo!

Kalonauta dijo...

¿Qué tal, Rojo?

Veo que coincidimos bastante en cuanto a gustos: no nos interesan ni el Punk ni gran parte del Heavy Metal, y el British Indie nos ha pillado a ambos un poco más de refilón, no está entre nuestras principales referencias… Yo diría, para resumir, que no me gustan el Punk ni el Heavy porque son en gran medida aburridos, repetitivos y demasiado simples, a lo que hay que añadir en el caso del Heavy otro defecto: que se lo toman muy en serio y se creen que son la caña cuando no lo son.

La clasificación en siete tendencias no es realmente lo más importante de esta serie; supongo que está pensada de esa forma para dar más cohesión a los distintos episodios, pero podría haberse hecho seguramente de otra manera y también habría quedado bien. Está claro que la Música no está hecha de cajones estancos, los distintos estilos son permeables entre sí, y de hecho a veces se nombran grupos de otros episodios como influencia para los nuevos estilos (por ejemplo, citan la influencia del Punk en el Rock Alternativo).

Como le decía a Carolina, hay grupos inclasificables en los que se aprecian diferencias importantes bien comparando distintos discos (el caso de Alice Cooper), bien dentro del mismo disco (Faith No More) o bien incluso dentro de la misma canción. Por otra parte, una canción determinada puede ser clasificada en un cajón o en otro dependiendo de la persona que lo haga: esta dependencia respecto al observador me ha hecho pensar en la Dualidad Onda-Corpúsculo de la luz, o en el Principio de Indeterminación de Heisenberg… Podríamos inaugurar una nueva rama de la Ciencia: ¡la Música Cuántica! (que conste que las desbarradas las has empezado tú con lo de las Leyes de la Rockótica). ;-)

Una clasificación es una herramienta que hay que utilizar teniendo siempre en cuenta que es sólo eso: nos ayuda a describir a otra persona cómo suena una determinada Música antes de que la oiga, y a explicarnos a nosotros mismos por qué algunas canciones nos gustan y otras no, e incluso nos ayuda a verbalizar de manera indirecta las emociones que experimentamos con un determinado tema (a mí por ejemplo el Funk me parece un estilo muy alegre y animado, me pone las pilas, y si alguien me dice que un grupo suena muy funky seguramente me apetecerá escucharlo).

Pero en cualquier caso debemos tener claro que cualquier clasificación por estilos que podamos hacer no está grabada en piedra, no es una verdad absoluta e inmutable, y es mucho mejor usar simultáneamente varias etiquetas para describir una determinada canción de forma adecuada... Hablando de descripciones con varias etiquetas y de grupos inclasificables, me viene a la memoria uno muy bueno, de Folk Progresivo, cuyo nombre no mencionaré aquí... :-)

¡Hasta luego!