lunes, 25 de mayo de 2015

Decíamos Ayer…


Fray Luis de León, poeta, humanista, religioso y profesor en la Universidad de Salamanca en el S.XVI, pasó (debido a envidias y rencillas entre profesores y entre órdenes religiosas) cinco años apartado de sus tareas, en cárceles y en juicios con la Inquisición, siendo finalmente absuelto y volviendo a su labor académica. Cuenta la leyenda que el primer día de clase después de estos cinco años lo comenzó con las palabras “Dicebamus hesterna die…”, o lo que es lo mismo, “Decíamos ayer…”, como si no hubiera pasado el Tiempo desde la lección anterior. Cuatro siglos después y en la misma Universidad, el filósofo, poeta y novelista Miguel de Unamuno utilizó la misma expresión que el fraile agustino, como si nada hubiese sucedido, tras siete años de exilio forzoso en Fuerteventura y París durante la dictadura de Primo de Rivera.

¿Qué tienen que ver Fray Luis de León y Unamuno con Faith No More, la banda de funk metal (por decir algo) de San Francisco? Enseguida lo averiguaréis… Hace unos días, cuando me dispuse a preparar la entrada de esta semana, pensé que estaría bien escribir algo sobre Música, y me acordé de Faith No More y de la gran diversidad de estilos musicales que abarcan en sus discos, e incluso la diversidad de elementos sonoros, cada uno de su padre y de su madre, que mezclan a veces dentro de una misma canción. De modo que decidí colgar aquí una selección de temas del grupo, uno de cada álbum, que perteneciesen a estilos lo más variados posibles. Imaginad cuál fue mi sorpresa cuando, al buscar un par de datos al respecto en Internet, me enteré de que habían sacado nuevo disco justo tres días antes… Ya no había excusa para cambiar la temática; desde luego, hay veces que las entradas del blog se escriben prácticamente solas.




A pesar de que el grupo existía desde 1979, Faith No More publicaron su primer disco, We Care A Lot, en 1985. Por aquel entonces la formación era la siguiente: Billy Gould al bajo, Mike Bordin a la batería, Roddy Bottum a los teclados, Jim Martin a la guitarra y Chuck Mosley como vocalista. Tanto este primer trabajo como el segundo, Introduce Yourself, de 1987, son menos conocidos y a mí personalmente me parecen menos atractivos desde el punto de vista sonoro, aunque tienen algunas canciones que no están mal. Entre el segundo disco y el siguiente, y debido a su falta de profesionalidad (entre otros ejemplos, se quedó dormido en el escenario durante la fiesta de presentación del Introduce Yourself), Chuck Mosley fue sustituido por Mike Patton, también vocalista de Mr. Bungle. Ya con Patton, en 1989, sacaron The Real Thing, que fue el álbum que les catapultó a la fama. Este tercer disco me parece mucho más interesante que los anteriores, y en él ya dan muestras de la mezcla de estilos e influencias que les caracteriza… pero lo mejor aún estaba por llegar.

En 1992 publican Angel Dust, del que ya hemos hablado antes en el blog (más concretamente, del tema Land of Sunshine). Es un disco arriesgado y poco comercial que tuvo muy buenas críticas, y que a mí inicialmente me pareció demasiado tenebroso y deprimente (tal vez cuando lo escuché por primera vez era más joven e impresionable), pero que actualmente me parece de los mejores del grupo… Sin embargo, mis álbumes favoritos son los dos siguientes. King for a Day… Fool for a Lifetime salió en 1995, y también hemos hablado de él en el blog; para cuando salió al mercado, Jim Martin había dejado Faith No More por desavenencias respecto a la evolución del sonido del grupo, y desde entonces le han sucedido distintos guitarristas, siendo el actual Jon Hudson. Al estupendo King for a Day le sigue el también fantástico Album of the Year en 1997. En estos dos trabajos Faith No More siguen en su línea, que consiste básicamente en hacer lo que les apetece sin preocuparles que se vendan más o menos discos. Son álbumes menos oscuros que el Angel Dust, con la misma mala leche en las letras, también muy originales y ricos desde el punto de vista estilístico y llenos de auténticos temazos.




Faith No More se disgregó en 1998 para que algunos de sus miembros pudieran centrarse en sus proyectos musicales a nivel individual, y no se volvió a reunir hasta 2009. Desde esta especie de reinicio del grupo han tocado de vez en cuando en festivales aquí y allá, pero no se habían propuesto grabar nuevos temas en estudio hasta que el año pasado anunciaron la posibilidad de un séptimo álbum. El nuevo disco se llama Sol Invictus y salió a la venta el 19 de mayo de 2015; es el primero desde 1997, lo que haciendo cuentas quiere decir que alguien que hubiera nacido con Album of the Year, el disco anterior, podría haber votado ayer en las elecciones. Como ya he dicho antes, también es coincidencia que no saquen disco en dieciocho años y que a mí se me ocurra, sin saberlo, escribir sobre ellos justo tres días después de la salida de Sol Invictus… ¡Qué cosas!

Como para Unamuno o Luis de León, el Tiempo no ha pasado para Faith No More: siguen siendo una panda de golfos que hacen lo que les da la gana. Hay que tener valor para sacar un primer single que se llame Motherfucker (Google ni siquiera te deja buscarlo correctamente escrito, así que olvídate de que lo pongan por la radio), para tocar disfrazados de sacerdotes o para llevar a los conciertos a un tío con atuendo sadomasoquista a modo de mascota… Los miembros del grupo describen el disco, que ha tenido buenas críticas, como más oscuro y gótico que los anteriores. Yo por ahora lo he escuchado sólo una vez, y me ha gustado bastante, pero no voy a opinar todavía en detalle porque los trabajos de Faith No More no son easy-listening: hay que oírlos varias veces y dejar que se asienten las sensaciones en la cabeza. De lo que podéis estar seguros es de que siguen siendo tan auténticos e inclasificables como siempre; salvando las preferencias personales que cada uno pueda tener, los cuatro discos que habían sacado hasta ahora con Mike Patton eran todos muy buenos, y éste entra en la misma categoría sin desmerecer un ápice.




Para terminar, un último apunte: documentándome para la entrada me ha llamado la atención que los primeros pasos de adolescencia de Faith No More por los garitos de San Francisco coincidieran en el Tiempo con los estrenos de Mad Max y su secuela Mad Max: Road Warrior, y que el primer disco de estudio del grupo, con Chuck Mosley a la voz, saliera el año del estreno de Mad Max: Beyond Thunderdome. Por aquel entonces el director australiano George Miller era ya cuarentón, pero ha tenido que esperar otros treinta años para poder ver estrenada la cuarta entrega de la saga. Precisamente fui a ver Mad Max: Fury Road también hace un par de días, casi al mismo tiempo de oír Sol Invictus, y me encantó, me dejó literalmente sin aliento y con la boca abierta. George Miller tendrá setenta ahora mismo, pero desde luego no le pesan los años… Os puedo asegurar que tanto Miller como los Faith No More están todos en plena forma.

6 comentarios:

Cancro dijo...

Interesante la historia de éste grupo.
Nunca les he seguido de manera directa, aunque indirectamente (amigos y demás) he escuchado prácticamente todos sus discos.
Curiosamente, con este reencuentro que has tenido con Faith No More después de trece años, yo, indirectamente también los retomo, para no perder la costumbre!

Saludos caballero!

Kalonauta dijo...


Reencuentro, lo que se dice reencuentro, no es, porque yo no he dejado de oír sus discos en estos dieciocho años, pero sí es verdad que ha sido una larga temporada sin canciones nuevas. Creo que te gustarán... y si puedes fíjate también en las letras, que hay algunas que no tienen desperdicio.

No sé si le has echado un vistazo al disco nuevo, y no sé exactamente dónde lo has buscado, pero ten cuidado con los enlaces de YouTube... Yo pienso comprarme el CD, por supuesto (para uno que sacan en la tira de años...), pero hasta hacerlo decidí buscar el disco en YouTube y escucharlo un par de veces, y resulta que está colgado en dos o tres sitios pero con la velocidad cambiada, para evitar los filtros de detección anti-piratería. Para oírlo como toca hay que ir a los Settings y cambiar la velocidad de reproducción a 1.25 o a 1.5, según el enlace, pero aún así la fidelidad al original no es perfecta... Lo mejor es comprarse el disco y apoyar a artistas como estos, que arriesgan y ofrecen algo original y de calidad, y no más de lo mismo.

¡Un saludo!

yo, la reina roja dijo...

Nunca les presté mucha atención. ¡Tal vez este verano me ponga a ello!

Kalonauta dijo...


Te recomiendo que les des una oportunidad, sí. Olvídate de los dos más antiguos, céntrate en los cinco que han sacado con Mike Patton. The Real Thing, que es el primero de éstos, es más fácil de escuchar, pero con los cuatro siguientes mi consejo es que los oigas al menos dos veces para empezar a pillarles el tranquillo. Es un grupo que te deja descolocado la primera vez, pero a partir de la tercera o cuarta ya no puedes dejar de ponerlos.

¡Besetes!

Irene Fornes dijo...

A los Faith No More, Héctor y yo los vimos en el Festival BBK de 2010 y molan!! no pensé nunca que tú te pudieras fijar en ellos...
Y además para más coincidencias Héctor y yo decidimos ir a ver al cine en plan friky a lo grande la de Mad Max!!
Asi que cuando leí tu post pensé vaya tela, no se puede estar más conectados...

TENEMOS QUE QUEDAR MÁS
fin de la cita

Kalonauta dijo...


¡Hola, Irene!

Fíjate que yo no soy muy de conciertos en directo, pero no me importaría nada ir a ver a los Faith No More, si tocaran por aquí cerca... Con mis amigos músicos nos acordamos a veces de un concierto que se anunció en los años noventa, que no se llegó a celebrar y que ninguno de nosotros nos habríamos querido perder: eran los Guns'n'Roses y de teloneros iban Faith No More y Soundgarden. ¡Qué cartel! Me parece que era en Madrid, pero en el último momento se suspendió porque el estadio tenía aluminosis y no se cumplían las normas de seguridad... ¡Vaya conciertazo, habría sido legendario, qué lastima no haberlo podido ver!

En cuanto a "Mad Max: Fury Road", tampoco suelo ir muy a menudo adrede a los Kinépolis a ver una peli en pantalla hipergrande (en este caso no por falta de ganas, sino por falta de tiempo), pero después de haber visto los trailers y de haber leído un par de críticas sabía que no me iba a arrepentir, así que allá que me fui con unos amigos... Y no salí decepcionado, me encantó. Visualmente y en términos de ritmo y acción es alucinante... De lo mejor que he visto en los últimos años.

Por último, respecto a lo de quedar más, te tomo la palabra. Dentro de muy poquito tendré más tiempo libre, así que estamos en contacto y quedamos en breve para lo que sea, ¿Ok?

¡Un abrazote, nos vemos!